Opciones de impresión:

Tazón de alcachofa y cebada con pesto de rúcula

Productos1 Serving

Tanto el magnesio de las alcachofas y el aminoácido triptófano de la cebada ayudan al cerebro a fabricar serotonina, un neurotransmisor conocido por...

Para la Salsa de cebada y tomate
 1 taza de cebada perlada, enjuagada y escurrida
 2 tazas de caldo vegetal
 1-2 cucharadas de aceite de oliva
 2 dientes de ajo, picados finamente
 1 lata de corazones de alcachofa orgánicos en agua, enjuagados y escurridos por completo
 1 taza de tomates cherry
 1 pizca de pimienta de cayena al gusto
Para el Pesto
 2 tazas de rúcula fresca
 1/4 de taza de albahaca fresca
 1 diente de ajo
 Zumo de 1 limón
 1 cucharada de aceite de oliva
 Sal y pimienta al gusto
Salsa de cebada y tomate
1

En una olla mediana añadir 2 tazas de caldo vegetal a la cebada y hervirla

2

Reducir el calor y dejar cocer durante 30-40 minutos, hasta que el caldo sea absorbido y la cebada esté esponjosa y suave

3

En otra cacerola, añadir 1 cucharada de aceite de oliva y ponerlo a fuego medio

4

Añadir el ajo picado y sofreír hasta que esté traslúcida (unos 3 minutos).

5

Añadir las alcachofas y cocinar hasta que tanto el ajo como las alcachofas estén ligeramente marrones (unos 2-3 minutos)

6

Añadir los tomates

7

Reducir el fuego a medio-bajo

8

Remover ocasionalmente hasta que los tomates se abran (unos 20-30 minutos)

9

Añadir la pimienta de cayena, sal y pimienta al gusto

10

Abrir más los tomates hasta que tengan la consistencia de salsa

Pesto de rúcula
11

Añadir al vaso todos los ingredientes para el Pesto de rúcula

12

Pulsar con la cuchilla extractora hasta que todos los ingredientes formen una pasta espesa. (podría necesitar sacar la cuchilla y remover los bordes del vaso para obtener una consistencia homogénea)

Emplatado
13

Cubrir la cantidad deseada de cebada con la salsa de tomate

14

Añadir 1-2 cucharadas de pesto por porción